Menú

ACCIÓ. Una investigadora impulsa una tecnología para reciclar las membranas usadas de las desaladoras y aprovecharlas en otros tratamientos de aguas

22.02.2021

Histórico de noticias de ACCIÓ

 

Raquel Garcia Pacheco lidera un proyecto de economía circular que pretende alargar la vida útil de más de un millón de filtros que anualmente se tiran a los vertederos. Una investigadora impulsa una tecnología para reciclar las membranas usadas de las desaladoras y aprovecharlas en otros tratamientos de aguas. El proyecto ha recibido el apoyo del programa de ayudas Tecniospring de ACCIÓ para promover la incorporación de talento experimentado en las empresas y agentes de I + D catalanes con el sello TECNIO.

 

 

El próximo paso del proyecto es la creación de una spin-off para dar continuidad a la tecnología creada, que ya cuenta con una solicitud de patente europea

 

La investigadora Raquel Garcia Pacheco lidera un proyecto que, partiendo de anteriores proyectos de investigación, desarrolla una tecnología para alargar la vida útil de las membranas utilizadas por las desaladoras en los tratamientos de potabilización de agua. A escala global, cada año se tiran directamente a los vertederos más de un millón de filtros utilizados en estas plantas. Esta investigación quiere revertir esta situación y reaprovecharlos en otras plantas de tratamiento de aguas.

 

El proyecto ha recibido el apoyo de ACCIÓ -la agencia para la competitividad de la empresa dependiente del Departamento de Empresa y Conocimiento- mediante el programa TECNIOspring PLUS , que financia el 100% de la contratación de investigadores y promueve la incorporación de talento experimentado en las empresas y agentes de I + D catalanes. El centro tecnológico LEQUIA contrató la investigadora en el año 2019 gracias a esta ayuda para desarrollar conjuntamente el proyecto.

 

Una planta desaladora de gran tamaño puede tener hasta unas 20.000 membranas instaladas para su función de tratamiento de agua de mar. Esta agua desalada tiene multitud de usos, los principales son el abastecimiento de agua potable y el regadío. Estas membranas se renuevan cada cinco o diez años y se tiran directamente a los vertederos o incineradoras. El reciclaje de membranas permite ofrecerles un nuevo uso para que se puedan volver a utilizar en otras instalaciones más pequeñas dedicadas a la producción de agua para el riego o procesos industriales, así como para el tratamiento de aguas residuales.

 

Según Garcia Pacheco "s om capaces de regenerar las membranas sin alterar significativamente sus propiedades iniciales, pero también las reciclamos convirtiéndolas en nuevos productos ". Las membranas recicladas, pues, " tratan más agua y siguen separando los virus y las bacterias. Además, en función del tipo de producto reciclado, también son capaces de seguir separando las sales ".

 

El proyecto de la investigadora le ha permitido trabajar en un primer año en Australia, en la University of New South Wales, donde ha desarrollado un nuevo sistema de puerta-membranas recicladas que se ha presentado en las oficinas de patentes europeas. Este porta-membranas permite crear sistemas compactos de tratamiento de aguas para las zonas rurales aisladas con difícil acceso. Además, también permitirá optimizar el proceso de reciclaje al minimizar su consumo de recursos y energía.

 

En el segundo año del proyecto, ya en el centro LEQUIA de la Universidad de Girona, ha podido tener una aplicación industrial a la empresa TELWESA gracias a la donación de membranas usadas por parte de Sacyr Agua, que también les facilitaron sus pilotos de reciclaje desarrollados en un proyecto europeo anterior; y al apoyo de IMDEA Agua para las pruebas iniciales de laboratorio.

 

" Con TELWESA hemos probado las membranas regeneradas en sus instalaciones para tratar aguas residuales de vertedero (los lixiviados) ", explica la investigadora. El resultado es que " la mitad de la instalación ha estado funcionando con este tipo de membranas durante un año y la producción de agua y su calidad ha sido similar a la de las membranas comerciales ".

 

En este tipo de instalaciones, añade García Pacheco, " la frecuencia de cambio de filtros es mucho más alta, cada uno o dos años; y tiene un elevado coste económico y ambiental ". Así pues, la tecnología que han desarrollado ofrece una vía propia de la economía circular que regenera buena parte de las primeras propiedades de la membrana.

 

Actualmente, la investigadora Raquel Garcia Pacheco y el centro tecnológico LEQUIA mantienen la vinculación gracias a la ayuda INNOVADORES 2019 concedido por la Agaur y los fondos europeos FEDER donde prevén la puesta en marcha de una spin-off que dé continuidad al proyecto inicial . " La gran ventaja del programa Tecniospring, aparte de unas buenas condiciones económicas para investigar, es que te orienta a una aplicación industrial y te dirige a hacer algo útil para la sociedad ", valora la investigadora.

 

Una nueva convocatoria Tecniospring en abril

El programa Tecniospring abrirá una nueva convocatoria el próximo mes de abril, la línea Tecniospring INDUSTRY , que completará el presupuesto total de 11 millones de euros financiados entre ACCIÓN y la Comisión Europea desde el 2014. Este programa, enmarcado en las acciones Marie Sklodowska-Curie del programa Horizon 2020, permite a las empresas y agentes de I + D catalanes recibir una ayuda del 100% para la contratación de talento investigador. De este modo, Tecniospring promueve la I + D empresarial y la transferencia de tecnología en Cataluña.