Menú

ICE. La Junta refuerza sus servicios en las comarcas mineras durante la crisis y desarrollara 250 acciones a través de las oficinas de tierras mineras

25.05.2020

Histórico de noticias de ICE

 

Las oficinas de Tierras Mineras de Villablino, La Pola de Gordón y Guardo han atendido más de 8.600 consultas y prestado servicio a 2.400 usuarios desde su puesta en marcha en 2017. La Junta respalda un ‘Banco de proyectos’ que promueve la colaboración entre entidades públicas y privadas para generar actividad y empleo en el ámbito rural y aprovechar sus recursos endógenos.

 

 

La Consejería de Economía y Hacienda, a través del Instituto de Competitividad Empresarial (ICE), que gestiona las oficinas Tierras Mineras –Villablino y La Pola de Gordón, en León, y Guardo en Palencia- ha incrementado su actividad en estas comarcas para atender las necesidades de los usuarios de sus servicios durante el estado de alarma, habilitando soluciones no presenciales para garantizar una prestación adecuada en este periodo difícil.

 

Las oficinas, que han adaptado sus servicios a las necesidades provocadas por el COVID-19, han desarrollado desde el inicio de la crisis un total de 248 acciones: 95 en Guardo, 98 en La Pola de Gordón y 55 en Villablino. La mayor parte se han centrado en resolver consultas, si bien se han emprendido también iniciativas de difusión, información, acompañamiento en la creación de empresas, coordinación e intermediación laboral.

 

Las actuaciones formativas se han replanteado para llegar al mayor número posible de usuarios y seguir prestándoles el servicio por medios no presenciales. A las participantes en el programa para mujeres desempleadas, se les han proporcionado material y contenido audiovisual de herramientas de búsqueda de empleo y guías formativas multimedia sobre cómo elaborar un currículum vitae efectivo, claves para superar con éxito una entrevista de trabajo y cómo construir una marca personal. Además, se han facilitado píldoras formativas para reforzar las actividades de los talleres presenciales realizados hasta el inicio de la pandemia, acerca de temas como el autoconocimiento de fortalezas y debilidades para acceder al mercado laboral, comunicación, asertividad o entrevistas de selección de personal.

 

En el ámbito de intermediación laboral, mientras unas empresas se han visto afectadas por la crisis provocada por el COVID-19, otras han tenido que aumentar sus plantillas para mantener servicios esenciales como sanidad, limpieza, supermercados o logística. Muchas de ellas están seleccionando personal de manera virtual, por lo que también se ayuda a utilizar las aplicaciones de videollamada para que puedan aprovechar las entrevistas de trabajo que se les planteen por este medio.

 

Por otra parte, se realiza un seguimiento de la situación de las mujeres que participan en el programa para comprobar que reciben todo el material y recabar información sobre cómo llevan el confinamiento, el proceso de búsqueda de empleo y qué necesidades formativas o intereses tienen a corto y medio plazo.

 

Una ayuda cercana en el territorio

 

Las oficinas Tierras Mineras, que han cumplido tres años, acercan la Administración Autonómica a los habitantes de estas comarcas, a través de un trato cercano y con medidas diseñadas a la carta para sus necesidades y demandas. Esto es muy valorado por las 2.438 personas que, desde su apertura en 2017, han recurrido a alguno de los servicios que prestan: 883 en Villablino, 764 en La Pola de Gordón y 791 en Guardo. Entre los usuarios, desempleados del sector minero y jóvenes menores de 30 años inscritos en el Sistema de Garantía Juvenil, otros desempleados relacionados con el sector, mujeres desempleadas, autónomos, cooperativas, empresas, emprendedores, agentes y otras entidades.

 

Tierras Mineras fomenta el emprendimiento, mejora la cualificación y la formación de las personas que residen en las cuencas para que logren un empleo con mayor facilidad y promueve la actividad económica y social para ayudar a fijar la población en estas comarcas. El servicio más demandado es el de información y asesoramiento especializado para empresas, desempleados y emprendedores rurales, al que muchos han recurrido en más de una ocasión a lo largo de estos años. En total se han atendido 8.637 consultas: la oficina de Guardo ha resuelto 3.256 solicitudes, Villablino 2.750 y La Pola de Gordón 2.631.

 

Tierras Mineras forma parte del Plan de Dinamización Económica de los Municipios Mineros 2016-2020. Ha contado con un presupuesto cercano a los 3 millones de euros, de los que el Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG) aportó 1 millón para trabajar de 2017 a 2019, con desempleados del sector minero y jóvenes menores de 30 años inscritos en el Sistema de Garantía Juvenil. Pero el programa ha sido más extenso y ha contribuido también a mejorar la situación de empresas de la zona, emprendedores, mujeres desempleadas, autónomos y cooperativas.

 

Banco de proyectos

 

Gracias a él, la Junta respalda un ‘Banco de proyectos’ en las comarcas mineras, que promueve la colaboración entre entidades públicas y privadas para generar actividad y empleo en el ámbito rural y aprovechar sus recursos endógenos. Cada oficina es responsable de los proyectos empresariales presentados en su zona, los analiza y plantea el diseño, planificación, financiación y puesta en marcha de los que sean técnica y económicamente viables.

 

Actualmente están en marcha seis proyectos. Las tres oficinas trabajan para sacar adelante uno relacionado con el sector resinero y otro para poner en valor el patrimonio industrial y minero, a través de una web turística interactiva que integre todos los recursos y alternativas que ofrece el territorio. En Villablino se trabaja, además, en la gestión sostenible de la genciana como herramienta de desarrollo rural y adaptación al cambio climático de las comarcas mineras de Laciana, Babia y Omaña. También en Villablino se estudian nuevas líneas de negocio con leche de burra, para mantener la raza autóctona y comercializar nuevos productos a partir de esta materia prima. En La Pola de Gordón se apoyan proyectos innovadores para controlar la ganadería extensiva, mediante collares que remiten posicionamiento, identificación y monitorización, la creación de corrales virtuales y el control de los animales mediante drones. Por su parte, en Guardo, el ‘Banco de proyectos’ se centra en dar a conocer el Camino Olvidado de Santiago.

 

El ICE promueve también la competitividad y el crecimiento empresarial a través de instrumentos como las 345 entrevistas a empresas, entidades públicas y agentes de las comarcas mineras mantenidas para identificar oportunidades de desarrollo y mejora competitiva antes de definir la propuesta de actuaciones que se está poniendo en práctica a través del ‘Banco de proyectos’. A lo largo de estos años, se han programado también talleres de mejora de la gestión empresarial y un seminario internacional para implicar a los distintos actores del territorio en la búsqueda de alternativas económicas en los municipios mineros de León y Palencia, que potencien el empleo y el emprendimiento sostenible.

 

Apoyo a las mujeres

 

Para que las mujeres de estas comarcas tengan más fácil encontrar un trabajo, Tierras Mineras ha ofrecido 100 diagnósticos ocupacionales, cursos de carácter general, centrados en el autoempleo y otros sobre conocimientos laborales específicos, como la obtención del certificado de asistencia sociosanitaria, cocina profesional, manipulación de alimentos o cosmética apícola. El programa también apoya a quien tiene una idea emprendedora y quiere desarrollarla como autónomo o busca poner en marcha un proyecto en este ámbito rural en forma de cooperativa.

 

Por la reinserción laboral

 

De 2017 a 2019 se prestó un servicio personalizado para lograr la reinserción laboral de los trabajadores desempleados de empresas mineras y menores de 30 años que no estudian ni trabajan en las cuencas de León y Palencia. El objetivo era mejorar su cualificación para encontrar empleo en actividades alternativas al carbón y también fomentar el emprendimiento. Se practicaron 827 diagnósticos ocupacionales, se presentaron a 55 empresas del entorno 1.217 perfiles de candidatos adecuados a sus demandas y se organizó una feria de empleo, con stands de entidades públicas y empresas. Además, se ofrecieron 150 cursos y talleres a 1.241 alumnos, ajustados a las necesidades de las empresas de estas comarcas y a la demanda de los desempleados; formación para el empleo y autoempleo; y alfabetización digital e idiomas. Este trabajo se completó con una convocatoria de ayudas para emprender -247.000 euros para 20 proyectos- y 12 empresas obtuvieron incentivos por contratar a desempleados procedentes del programa.