Menú

Comunicación interna y proyección pública en las ADR. Alejandro Vesga, Director Revista Emprendedores

Para los periodistas que nos dedicamos a la economía y la empresa, un medidor informal del tamaño de una organización es que tenga una política de información interna y un departamento dedicado a ponerla en práctica. Las empresas que cuentan con ello son muy pocas y suelen tener plantillas muy grandes y muy dispersas en distintos países.

Muy pocas organizaciones de tamaño medio y pequeño parecen dedicarle esfuerzos a este área. Da la impresión de que se asume que los grupos más reducidos se entienden sin problemas y de modo informal. Nuestra experiencia es que no. Que cualquier grupo, pequeño o grande, disperso o compacto, necesita de unas pautas de comunicación y de interrelación concretas, fluidas y bien estructuradas.
Un informe de Deloitte revelaba que sólo un 5% de los objetivos estratégicos fijados por la alta dirección de las empresas más grandes de Europa llegaba de un modo nítido a los empleados de base. El estudio se ceñía a las grandes corporaciones, pero no es aventurado pensar que el resultado variaría poco si se encuestase a los trabajadores de las pequeñas y también de las diferentes instituciones.
Más allá de las propias compañías, cabe hablar también de la comunicación interna en las organizaciones compuestas por instituciones o empresas; algo que es un verdadero reto por su gran complejidad. Es el caso de Foro ADR, donde los destinatarios de la información generada son tanto las agencias de desarrollo de cada Comunidad Autónoma, como los profesionales que las componen.
En ese sentido, y realizando una observación nada científica y desde fuera, cabe comentar que se están utilizando una gran cantidad de herramientas para contactar tanto con los responsables de las agencias, como a los destinatarios finales, técnicos y trabajadores en general. La newsletter diaria con información de cada agencia y de la propia asociación; la información destacada en la web con actualización diaria, la agenda digital; los monográficos de cada agenda, así como los estudios en profundidad, son elementos variados que ofrecen valor añadido diferenciado en cada caso. En toda la actividad informativa interna se filtra el interés por tener una proyección pública externa, enfocada a los medios de comunicación locales y también a los nacionales. Me permito destacar en esa línea la colaboración que Foro ADR tiene con la Revista Emprendedores, con el desarrollo de una sección mensual fija conjunta con información clave de las principales acciones dirigidas al emprendedor en las diferentes agencias.
Todo este esfuerzo se combina con la celebración de encuentros físicos enfocados y generales. Por muy eficientes que sean las redes sociales e internet, todavía hay muchas cosas que se comunican mejor tomando un café con el interlocutor. Una actividad que recomendaría que se complementara con seguimientos, llamadas y correos electrónicos directos a las personas clave.

En la actualidad, estamos sobreexpuestos a la información, hemos pasado de la sociedad de la información a la economía de la atención, donde el que triunfa es el que consigue ser escuchado: compite frente a frente las necesidades de información con el entretenimiento. Hoy el Telediario y el último juego tonto de móvil pugnan por nuestros minutos.
En definitiva, la comunicación es esencial para el funcionamiento de las empresas e instituciones y podemos asegurar que no se le presta la atención que requiere. No es, ni mucho menos, un asunto menor. Para que un equipo funcione, esto suena a 'el agua moja', hace falta que los mensajes sean pocos, claros y nunca contradictorios.