Menú

IDI.El Govern presenta el Plan de Industria de las Illes Balears, que destinará 105 millones de euros al impulso y modernización del sector

22.01.2018

Histórico de noticias del IDI

 

Entre los retos del plan hay un incremento del sector industrial hasta el 9% del VAB, la creación de 3.000 nuevos puestos de trabajo y el aumento de las empresas industriales exportadoras. La Mesa del Diálogo Social aprobó ayer,  el Plan de Industria de las Illes Balears, elaborado después de la aprobación, el pasado mes de julio, de la Ley de Industria de la Comunidad. Los principales objetivos de este plan –la vigencia del cual es 2018-2025- son la creación de las condiciones necesarias para la consolidación de las empresas instaladas en las Islas, así como la creación e implantación de nuevas empresas, que contribuyan a la regeneración del tejido industrial.

 

La presidenta del Govern, Francina Armengol, manifestó que el Plan de Industria, que tiene un presupuesto general de 105 millones de euros (2018-2025), tiene que servir “para conducir nuestra economía a un modelo productivo más diverso y competitivo, a la vez que inclusivo y sostenible en el tiempo”.

“El objetivo – ha continuado la titular del Ejecutivo -, es poner los fundamentos de la economía del futuro, más allá de esta legislatura, con un plan que potencia el peso de la industria en nuestra economía; favorece la creación de puestos de trabajo estables, con buenos salarios  y de calidad, durando todo el año; y que ayuda a las empresas a incrementar su competitividad y productividad, con una apuesta decidida por la calidad, la modernización y el valor añadido”.

En este sentido, señaló dos retos fundamentales del Plan de Industria: la creación de 3.000 nuevos puestos de trabajo y que el 20% de las empresas industriales lleven a cabo procesos de exportación de su producción.

Armengol también apuntó que para ayudar a las empresas de las islas es vital que el Estado cumpla con la promesa de tener una propuesta de Régimen Especial de Baleares el mes de marzo, para que las empresas industriales de las islas puedan competir en las mismas condiciones que en la Península.

Armengol también apuntó que en Baleares “ayudamos a nuestras empresas y hacemos los deberes: ahora toca que el Estado haga los suyos y cumpla con la promesa de un Régimen Especial de Baleares que haga justicia a la realidad de los ciudadanos y empresas de las islas”.

En esta línea, la vicepresidenta del Govern, Bel Busquets, destacó el valor estratégico del Plan de Industria para la diversificación de la economía, que “sirve para labrar el presente y poder tener un futuro con competitividad, sostenibilidad y cohesión social”. “Una iniciativa – ha añadido -, que esperamos reforzar con un Plan de Ciencia que impulse la investigación, la innovación y los sectores vinculados a la economía del conocimiento”.

Por otro lado, el conseller de Trabajo, Comercio e Industria, Iago Negueruela, resaltó que en 2018, la Dirección general de Política Industrial ya tiene presupuestados 12,5 millones de euros dirigidos a varias líneas de inversión para fortalecer el sector y ha expresado que se trata de un plan estable, de presente y de futuro a medio plazo, que ha territorialitzado las necesidades de cada isla en relación a los sectores productivos predominantes, en consonancia con las estrategias europeas de reindustrialización.

Negueruela también puso de relieve el consenso de todos los sectores participantes en los meses de debate y elaboración del plan, tanto por parte de las empresas y las organizaciones industriales, como de todas las administraciones locales que  han colaborado, así como la transversalidad del Plan de Industria, que recoge actuaciones y medidas que emanan de seis consellerias diferentes.

 Otros retos

Los retos fundamentales del documento aprobado  son, entre otros, el incremento del peso del sector industrial en el Valor Añadido Bruto (VAB) de las Islas Baleares hasta llegar al 9% y el aumento de la ocupación de la industria manufacturera en un 12%, que se tiene que traducir en la creación de 3.000 nuevos puestos de trabajo. También se quiere conseguir una inversión productiva total en mejoras tecnológicas de los procesos industriales de 150 millones de euros; la creación y consolidación de 12 clústeres industriales que agrupen de forma activa además de 600 empresas; el incremento de la transformación digital del sector secundario para acometer el desafío de la industria 4.0 y, finalmente, lograr que el 20% de las empresas industriales lleven a cabo procesos de exportación de su producción.

 

Siete líneas de actuación para ganar peso industrial

El plan ha estructurado todas las actuaciones a desarrollar en siete líneas de acción: aceleración tecnológica e innovación (25 millones de euros), financiación y mejora del entorno institucional (15 millones), formación en capital humano y ocupación de calidad (30 millones), internacionalización de empresas industriales (13 millones), fomento de los clústeres industriales (5 millones), suelo industrial, logística y recursos energéticos (7 millones) y vigilancia, seguimiento y análisis (7 millones).

 

Más ayudas para la modernización

Entre las actuaciones más destacadas hay que mencionar el establecimiento de líneas de ayudas y subvenciones a la modernización tecnológica y digital, con subvenciones para la renovación y adquisición de equipamientos industriales, incluidos los sistemas de impresión digital, de producción distribuida, la gestión automatizada de stocks y otras herramientas informáticas.

El plan impulsa también el diseño como un elemento innovador y diferencial, y ofrece pautas de acompañamiento, asesoría y acceso a la financiación para empresas en procesos de digitalización y de transformación digital, como pasa previa a la Industria 4.0.

 

Vías de financiación más ágiles

También se abrirán programas de apoyo empresariales, como es la creación de un programa de avales técnicos y financieros para PYMES tractoras, desde la potenciación de ISIBA, ampliando su capital y su capacidad para la concesión de avales.

Otro punto importante también es la reestructuración de empresas con dificultades, con la puesta en marcha de instrumentos financieros para impulsar un giro a las empresas que necesiten reorientar su negocio y programas de asesoramiento para plantear soluciones a cada caso.

 

Mejor formación en capital humano

Un aspecto fundamental del plan de industria también es la mejora en la formación en capital humano y en el empleo de calidad. En este sentido, el plan prevé potenciar los programas de formación dual en los entornos productivos industriales definidos como prioritarios, así como programas específicos de formación profesional para ocupados y para parados. Se trata de una verdadera apuesta para la mejora de la formación, que tiene que redundar en la calidad y en la excelencia en el ámbito industrial.

 

Internacionalización como vía de crecimiento

El plan refuerza el apoyo a la exportación y a la internacionalización progresiva del tejido empresarial, como uno de los elementos de mejora de la competitividad imprescindibles para crecer. En este sentido, se refuerza la promoción exportadora, con acciones de financiación y cooperación internacional; también se diseñan acciones para la captación de inversión exterior hacia las Islas Baleares.

Clusterització para crear sinergias

El fomento de los clústeres industriales a las Islas acontece un trabajo permanente en aquellas empresas que comparten retos estratégicos para superar determinadas barreras competitivas. En este sentido, el plan prevé crear y consolidar 12 clústeres industriales que tienen que contribuir a la mejor gestión de unas 600 empresas industriales.

Políticas de suelo industrial

Se establecen líneas de ayudas para el traslado a suelo industrial de las zonas urbanas y para la adquisición de suelo industrial. El plan también incide en la intervención en materia de eficiencia energética y recursos, para mitigar las desventajas comparativas de la estructura energética a las Islas, y se crearán plataformas conjuntas de compra y mejora de las operaciones logísticas.

Finalmente, el plan prevé la creación de un observatorio industrial para hacer seguimiento de las medidas, que contará con el diálogo y colaboración permanente de los agentes económicos y sociales de las Islas.

Ámbito de incidencia

Desde la Conselleria de Trabajo, Comercio e Industria, a través del mapping de clusters de las Illes Baleares, se han determinado siete sectores estratégicos, por su elevada especialización, valor añadido, potencial de crecimiento y alto componente industrial, donde el Pla tendrá mayor incidencia. Estos sectores son el náutico, el aeronáutico, la moda, el hábitat, la alimentación, la industria de la cultura y la industria tecnológica.